Ir al contenido principal

Caminando La Otra Justicia. Reflexión de los pueblos en su construcción del Lekil Chapanel.





La publicación "Caminando la otra justicia" reúne las palabras de mujeres y hombres de los pueblos en resistencia de Chiapas, sobre la construcción de la otra justicia, el Lekil Chapanel.

Mediante foros en las comunidades, discutieró sobre el accionar del gobierno en la impartición de justicia, en los cuales terminaron reconociendo que hay que practicar la otra justicia basado en el conocimiento y la cultura de los pueblos originarios, porque la justicia no viene de arriba.

En el proceso de reflexión, se "re-significaron los espacios de lucha, los espacios de memoria contra el olvido, lugares donde se sufrieron terribles violaciones a los derechos humanos y que siguen impunes.








PALABRAS DEL CDH FrayBa:


San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
03 de Marzo de 2016

Caminado La Otra Justicia
Reflexión de los pueblos en su construcción del Lekil Chapanel

El proceso de reflexión de La Otra Justicia, nace desde la muralla de Impunidad que el gobierno mexicano ha impuesto. Pasan gobiernos, se pintan de verde, azul, amarillo o rojo, pero nadie se salva, todo el sistema de gobierno es corrupto. Las demandas de los pueblos y comunidades nunca se han atendido a cabalidad, no hay cambios en la justicia esperada de quienes de manera directa han sufrido las violaciones a los derechos humanos. La intención siempre ha sido desde una mirada de desprecio y una práctica de represión a quien levanta la voz y actúa.

Históricamente, los pueblos indígenas y campesinos en este país han estorbado al concepto de desarrollo del sistema capitalista, por lo tanto su cultura, forma de ver y vivir, son un objetivo a aniquilar por parte del Estado. Esta acción es continuada en el territorio del sureste mexicano donde existe un mosaico de diversidad e interculturalidad.

Caminando La Otra Justicia, reflexión de los pueblos en su construcción del Lekil Chapanel, fue un proceso de varios meses, realizado a través de tres preforos y un foro final. El primer preforo se realizó en la comunidad Masojá Shucjá; Tila, el segundo en Acteal, Chenalhó; y el tercero en la comunidad Ojo de Agua Tseltal, Ocosingo. Por último, nos reunimos todos y todas en el Foro Caminando La Otra Justicia, en la Casa de la Memoria y la Esperanza, de la Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, Chenalhó.

En estos espacios la participación desde las comunidades tenía el objetivo de evidenciar la estrategia de contrainsurgencia y exterminio hacia los pueblos que resisten en Chiapas, en un contexto de guerra. En ese caminar se fue reflexionando La Otra Justicia, en donde se hizo más clara la necesidad de exigir, denunciar y organizarse por la Verdad, la Memoria y la Justicia, así como para recuperar la reflexión de los pueblos en su construcción del Lekil Chapanel, la Justicia Verdadera.

Caminar La Otra Justicia es tener alternativas frente a la impunidad. Un ejemplo son los espacios de memoria, lugares de recuerdo, lugares de dignidad en donde los pueblos han resignificado y transformado en espacios de lucha, de reivindicación de sus derechos. Son símbolos de resistencia contra el no olvido.

Caminar La Otra Justicia y resignificar los espacios de memoria no es posible sin la presencia, la palabra, la lucha y la esperanza de las mujeres. Caminar La Otra Justicia sin ellas es contradictorio, es retornar a la justicia que no queremos, en donde ellas están excluidas.

Desde su perspectiva las mujeres han expresado que la organización es la base de la resistencia y la apuesta no está en la justicia occidental, porque esa le apuesta al olvido: Nosotras creemos en La Otra Justicia, que es la justicia total, la justicia completa y cabal.

Las comunidades que participaron en estos espacios de reflexión, llegaron al acuerdo de que la justicia, como dicen nuestras compañeras y compañeros zapatistas, jamás vendrá de arriba. No queremos la justicia de los políticos y poderosos porque ellos engañan. La justicia del Estado es de violencia, genera miedo, terror, muerte, odio, y genera impunidad.

Decimos que no queremos más madres que lloren por sus hijas e hijos asesinados o desaparecidos por la violencia generada por el Estado, que no queremos megaproyectos que hieren y matan a nuestra Madre Tierra, no queremos sus programas sociales y proyectos que dividen y enferman a nuestras comunidades, que no creemos en los políticos ni sus partidos, ni en sus jueces, ni en su Suprema Corte de Justicia de La Nación.

Nosotras y nosotros seguiremos hilando nuestra palabra desde abajo, seguiremos construyendo y caminando en la vereda de La Otra Justicia, porque tenemos algo que los de arriba no tienen: Paz, Memoria, Verdad y Dignidad.


Comentarios