Los pioneros de la Unich



Reportaje
Realizadores del reportaje
Marlene Jiménez Román
Jorge Alberto Porras luna
Amanda Alicia Santiz Arias
Julio César Pale Álvarez

Por su arquitectura y sus imponentes instalaciones lo confunden a simple vista, haciendo creer que es un hotel, cuando en realidad se trata de la Universidad Intercultural de Chiapas.
Estoy en el transporte que se dirige a la universidad, el chofer de la combi se detiene, dice que aquí es la UNICH, enseguida la puerta de la combi se abre, uno a uno comienzan a bajar del transporte, lo primero a la vista es la caseta de vigilancia, busco con mucha inquietud al policía para preguntarle dónde está la dirección y así poder ubicar mi salón.
Una sensación de nervios recorre mi cuerpo al estar en un lugar que me acogerá por cuatro años, mucha gente pasa a mí alrededor y entre ellos se saludan, por fin he llegado a mi salón, hoy conoceré a mis nuevos compañeros. ¡Quién dijera que estos cuatro años pasarían tan rápido!


Origen de la Unich
La UNICH es una de las diez universidades interculturales creadas a través de la Coordinación General de Educación Intercultural y Bilingüe para tratar de disminuir el rezago educativo entre los indígenas del país tomando en cuenta la diversidad cultural.

Esta institución nace en el 2005 “a raíz de la propuesta que hace el gobierno federal de introducir una universidad intercultural en el estado de Chiapas, fuimos la segunda universidad intercultural, la primera se fundó en el estado de México”, argumentó el rector de la UNICH, Andrés Fábregas Puig.


Las carreras con las que cuentan las universidades Interculturales son: lengua y cultura, gestión y animación intercultural, desarrollo sustentable, comunicación intercultural, turismo alternativo. En el futuro se piensan en carreras como enfermería obstétrica intercultural, diseño artesanal, atención primaria a la salud con enfoque intercultural, arquitectura intercultural”, menciona Sylvia Schmelkes en ¿Una contribución a la equidad en educación superior?, un artículo de Las universidades interculturales en México.
El rector comentó que antes de abrir sus puertas la universidad, se realizó un análisis de trabajo de los mercados y se buscaron las materias que concordaran con el modelo intercultural. Por ello, dijo “de manera que nos dimos a la tarea de estudiar incluso con ayuda de un despacho de gente especializada en este tipo de temas y encontramos de una lista como de diez carreras, al final de un año de discusión llegamos a establecer las cuatro más demandadas que ninguna otra universidad del estado eran Turismo Alternativo, Desarrollo Sustentable, y Comunicación Intercultural y Lengua y Cultura es una carrera que tienen todas las universidades interculturales; esa licenciatura la teníamos que abrir a fuerzas pues; y no nos arrepentimos de haberla abierto y por eso tenemos las cuatro licenciaturas” .

Egresados
Han egresado dos generaciones de la cual la primera tuvo 449 egresados y de la segunda fueron 360 en total son 809. De ellos “se han titulado el 10 %”, argumentó Annette Elisabeth Harmann, responsable del seguimiento de egresados de la universidad.

En el 2010 se realizó el Primer Foro: Intercambio de Experiencias Laborales de Egresados de la Primera Generación de la UNICH, uno de los objetivos era retroalimentar los perfiles de los egresados de las cuatro licenciaturas a partir de las experiencias vertidas por algunos egresados que actualmente laboran dentro del campo profesional que compete a su perfil. El for­­o se llevó a cabo dentro de la universidad y las tres Unidades Académicas Multidisciplinarias Yajalón, Oxchuc y Las Margaritas.

Este foro surge de la “necesidad porque hay muchos alumnos que están aquí dentro de la universidad que realmente no tienen una idea clara qué va a pasar después de la licenciatura, entonces siempre hay gente que les cuesta más buscar trabajo que otros y la idea era buscar egresados que trabajan en su carrera para que expliquen a los demás cómo fue la ruta de trabajo, qué han encontrado, qué dificultades han visto y cosas que han servido en la UNICH y qué cosas no le han servido,” detalló Elisabeth.

Según los datos recopilados del ejemplar número 22 de la Gaceta Universitaria (2010, pág.12), al primer foro asistieron “37 egresados, diez de la Lic. en Comunicación Intercultural (4 mujeres y 6 hombres), nueve de Lic. Turismo Alternativo (2 mujeres 7 hombres). Lic. en Lengua y Cultura (7 mujeres y 2 hombres) y nueve de Lic. en Desarrollo Sustentable (4 mujeres y 5 hombres). En el cual hubo recomendaciones de los egresados para los estudiantes: La importancia de aprovechar todas las clases y `explotar` a los profesores al máximo, (…) , exhortar a los y las estudiantes de la UNICH a adquirir el compromiso y la responsabilidad de su propia formación con actitudes y valores tales como no ser apáticos, ser autodidactas, no faltar a clases, ser más participativos, no temer a expresarse, acercándose a docentes, preguntar y no quedarse con dudas y exigirle si `no dan el ancho´, asistir a cursos, diplomados, congresos, etc. dentro y fuera de UNICH, también, les aconsejan leer y cuidar las copias y los apuntes, pues en el campo laboral han tenido que recurrir a ellos, recomendaciones para los docentes ´ser exigentes´.

Harmann asegura que las recomendaciones les han ayudado a mejorar las currículas y otros aspectos como la vinculación comunitaria, y agregó la importancia de “integrarlas de una vez para que tengan productividad y no solamente lo hacemos por hacer”.

En el segundo foro que se realizó el 3 y 4 de abril, se esperaban graduados sólo de la segunda generación, sin embargo, asistieron en su mayoría de la primera.

Los ex alumnos que nos compartieron su experiencia, no son únicamente los invitados al foro sino que también los que no fueron requeridos.

La UNICH para algunos estudiantes ha sido y fue su última elección “de hecho yo quería estudiar una carrera en Educación Física pero realmente se me cerraron las puertas en esa universidad, ya no pude”, expresó David Sánchez Gómez, egresado de la Licenciatura en Desarrollo Sustentable.

Pero para otros han encontrado en la UNICH un nuevo modelo de enseñanza, hasta optar por cambiarse de universidad como Ricardo Arturo Gutiérrez López quien aseguró “a través de un periódico me entero de la creación de la UNICH (…), pues se puede decir ideología y filosofía de trabajo comunitario que es lo que a mí me interesaba mucho desde hace unos años atrás”.

Blanca Estela Hernández Álvarez, egresada de la segunda generación en la Licenciatura en Comunicación Intercultural eligió la UNICH, “porque no tenía otra opción, (…) realmente yo quería estudiar en la normal pero por algunas pláticas que tuve con mi familia, que ya era así como que ya saliendo no iba a encontrar trabajo, entonces creí que la universidad era así como lo planteaban, una alternativa, entonces según lo que yo escuchaba que medio me informe que saliendo ibas a tener un buen trabajo, entonces me dejé llevar por eso decidí entrar y olvidé la otra opción que tenía”.

Ella argumenta que no tuvo un panorama claro sobre qué trataba la carrera ya que ésta era nueva, cuando inició le agradó, pero con el paso del tiempo varias veces pensó en desertar. Actualmente se encuentra trabajando en su proyecto de titulación “(…) pues la verdad desde que salí no he tenido ni una oferta de trabajo quizás porque no me he dedicado así como tal a buscarlo (…) no he buscado no porque no quiera, bueno tal vez porque me da miedo enfrentarme que me den un no. Porque siento que una de mis desventajas es buscar trabajo y que no me den porque aún no estoy titulada, entonces así como que estoy primero trabajando en eso”.

Para Angélica María Gómez López, egresada de la segunda generación en la Licenciatura en Desarrollo Sustentable reconoce que ingresó a la universidad porque fue su segunda opción, ya que ella, en realidad, quería estudiar Biología.

Nos cuenta que sus expectativas no fueron cumplidas, lo atribuye a “(…). Los catedráticos no estaban en sí al 100% enfocados a la carrera, al mismo tiempo la forma y el modo de dar las clases, veía que tanto como alumnos como maestros no les tomaban interés, cada quien por su lado y bueno pues lo único que yo tenía que hacer era pues terminar la carrera pues obtener el título”.

Asimismo, dijo “No me arrepiento de haber estudiado en la UNICH porque en ella igual aprendí algunas cosas. (…) no todos los maestros son igual que todos, algunos pues igual le ponían interés y otros no, algunos nos forjaban a adentrarnos a la carrera es decir a tomar interés. (…) el año pasado trabajé en un proyecto nada que ver con la carrera que llevé pero bueno son experiencias, experiencias que uno adquiere y que uno las va tomando y que bueno si hay oportunidades de trabajo de las que se te presenten pues hay que tomarlas”.

Es difícil encontrar trabajo por las condiciones del país y no por la oferta educativa de la universidad comenta el rector, “Lo que tenemos que entender todos en esta comunidad universitaria, es que estamos tratando de abrir nuevos campos de trabajo porque los campos de trabajo tradicionales están saturados. Por ejemplo, abogados hay por todos lados, contadores públicos están saturados; entonces tenemos que buscar nuevos campos de trabajo y además nuevos empleadores, por ejemplo, en turismo alternativo los estudiantes empiezan ya a vincularse en empresas comunitarias; en comunicación intercultural por ejemplo, tenemos egresados que han sido contratados por los municipios. Tenemos que abrir la televisión a los egresados de la universidad, por eso ya tenemos un programa. Ese programa debe de servir como introducción a que después hagan producciones profesionales y a que la televisión estatal absorba a estudiantes”

Ahora, el mercado se puede saturar, cuando veamos que el mercado está saturado con las mismas carreras tenemos que cambiar, porque si no estaríamos engañando a los jóvenes, diciéndoles órale si éntrenle y luego no van a encontrar empleo, de manera que una vez que se termine este ciclo de la universidad dentro de dos años, seguramente el nuevo equipo que entre a manejar la universidad tendrá que prever el abrir nuevas licenciaturas y el cerrar algunas o no cerrar ninguna y no abrir otras, según como se esté comportando el mercado de trabajo” explicó el Dr. Andrés Fábregas.

Al egresar de la universidad me enfrenté al desempleo, no salimos bien preparados por ello sugiero “que pues preparen más los docentes, porque si es en gran parte por ellos, que no salimos bien preparados, pues que pongan más material para prácticas y todo lo demás, (…) me arrepiento de haber estudiado en la UNICH, porque una no cumplió mis expectativas y no me gustó la carrera, pero fue mi única opción” señala Flor Hernández Gómez, egresada de la primera generación de la Licenciatura en Turismo Alternativo, quien se encuentra laborando en una tienda de accesorios de fantasía, es decir que no labora de acuerdo a su perfil de egreso, una de las razones por la cual no fue tomada en cuenta para los foros de egresados.

Si bien los egresados dudan de la calidad por parte de algunos maestros, el rector comentó como fue la elección, “El proceso de selección de los maestros fue por concurso, los primeros maestros y los otros han entrado igual, se hicieron por concursos que se llaman de oposición. Se llaman de oposición porque los maestros se oponen uno a otro para ver quién está mejor preparado para la materia que se está concursando. Entonces tuvimos que emitir las convocatorias públicamente, además las leyes federales obligan a que las convocatorias sean públicas. Han venido gentes de Durango y de otros países a concursar porque así lo dice la ley. Afortunadamente hubo mucha respuesta a esas convocatorias y las comisiones dictaminadoras trabajaron muy duro y seleccionaron a los primeros profesores. Así es como se entraron a los primeros maestros”.

A pesar de lo que el rector aseguró de la selección de maestros, la inquietud entre los alumnos persiste por la experiencia con los docentes en las aulas educativas. Un ejemplo sería cuando los directivos sólo optan por cambiar de área o división a aquellos profesores que no han sido aceptados en los grupos por diversos motivos, entre ellos están el que no den clases, llegan tarde, se aprende poco, sólo se limitan a platicar sus experiencias pasadas, creen que solo ellos están bien y/o se dirigen de forma despectiva hacia sus estudiantes, etc.

Docentes
Francisco Regino Álvarez Hernández, profesor de asignatura de la UNICH es uno de los primeros docentes seleccionados, “El proceso de selección, en agosto de 2005, fue bastante estricto (…). Afortunadamente, cuando se hizo la elección había terminado la maestría, me había titulado y también tuve la oportunidad de publicar libros por parte de CIESAS (Centro de Investigación de Estudios Superiores en Antropología) de los nuevos municipios de Aldama, Santiago El Pinar, a partir de allí, fue que tuve la oportunidad de que fui por decir así seleccionado, porque supuestamente sin esos requisitos no íbamos a poder participar en la primera generación de los profesores que fueron contratados”, señaló.


Al cuestionarle de la situación actual de la tercera generación, respondió, “Bueno lo que le recomendaría como primer punto a los octavos, ya que no sé qué tanto han avanzado en su tesis. Primero sería titularse lo más importante, para que así, desgraciadamente las instituciones del gobierno o alguna parte si eres titulado te dan oportunidad, si eres pasante, aunque tengas mucha experiencia no te valorarán. (…) si ya están terminando a partir de este fin de mayo de este 2011. Se van a enfrentar a otra cosa. En esta escuela únicamente les dieron herramientas. Si le pudieron aprovechar y le echaron ganas cuando menos tienen ciertas teorías que pueden poner en práctica”.

Reflexiones
Como estudiante de la tercera generación no me asusta tanto lo que se escucha de la situación de los egresados de la primera y segunda generación, ya que son muy pocos los que han obtenido un buen empleo. No fuimos capacitados a lo largo de estos cuatro años para depender de un jefe, asociaciones civiles o del gobierno, sino para crear nuestras fuentes de empleos.

Sé que la universidad no es perfecta, ¿cuál si la es?, todas tienen decadencias, tienen buenos y malos profesores así como alumnos, soy parte de la tercera generación y me siento orgullo de ser de la generación pionera porque compartimos el mismo plan de estudios y por haber aprovechado todas y cada una de las oportunidades que la universidad nos dio, por lo que agradezco el conocimiento aprendido para enfrentar los retos profesionales que están por venir.


Fuentes Bibliográficas
  • MUÑOX SOTO, Fabiola IxcheI, Et al., (2010), “Intercambio de experiencias laborales de los egresados de la primera generación de la UNICH”, en: Gaceta, # 22, Diciembre, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México, p.12.
  • SCHMELKES, Sylvia, Las Universidades Interculturales en México ¿Una contribución a la equidad en la educación Superior?, p. 24.
Fuentes electrónicas:
Entrevistas
  • Andrés Fábregas Puig, rector de la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH).
  • Angélica María Gómez López, egresada de la segunda generación en la Licenciatura de Desarrollo Sustentable.
  • Annette Elisabeth Harmann, responsable del seguimiento de egresados de la UNICH.
  • Blanca Estela Hernández Álvarez, egresada de la segunda generación en la Licenciatura de Comunicación Intercultural.
  • David Sánchez Gómez, egresado de la segunda generación en la Licenciatura Desarrollo Sustentable.
  • Flor Hernández Gómez, egresada de la primera generación en la Licenciatura en Turismo Alternativo.
  • Francisco Regino Álvarez Hernández, docente de asignatura de la UNICH.
  • Ricardo Arturo Gutiérrez López, egresado de la segunda generación en la Licenciatura Turismo Alternativo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DÉJANOS TU COMENTARIO